miércoles, 27 de abril de 2011

Gracias, Aron


Gracias, Aron
Por Bentzy Shemtov

Acabo de regresar de la Levaiá de un querido amigo, Aron Mazas Z”L. Tuve el honor de ser el último amigo en hablar con Aron.

Aron falleció en la madrugada del séptimo día de Pésaj.  Según la costumbre de Jabad, esa noche nos quedamos despiertos hasta la madrugada - estudiando Torá – preparándonos para revivir el Cruce del Mar que se llevó a cabo en la madrugada del séptimo día de Pésaj hace 3323 años y vuelve a pasar epiritualmente todos los años en ese mismo momento.

Aron nos acompañó esa noche. Llegó cerca de la 1 de la mañana.  Saludó y se puso a hablar con unos participantes sobre Nacional y se sentó a estudiar con la “jaburá” de mi papá. A las 3 de la mañana cuando se paró para irse, lo acompañé a la puerta y nos despedimos.

La noticia nos sacudió a todos como un relámpago. Fue un amigo muy querido por muchos. Un ser muy amigable.

El Rey Salomón dice en Eclesiastés (7:2) “Vehajai Iten El Libó” – Que el vivo lo lleve a su corazón.

 ¿Qué nos enseñó Aron? Aron irradiaba honestidad. La honestidad es una característica escasa y es una cualidad en que Aron se destacó. El saber qué es lo que uno realmente es y lo que no es. Qué puede hacer y qué no puede hacer. Que es “para uno” y que es quizás para otro. Cual es “el lugar” de uno y cuál es el “territorio” que pertenece a otro. Creo que es una gran lección que podemos aprender de nuestro muy querido Macaco.

Acabamos de concluir la festividad de Pésaj. En Pésaj celebramos nuestra salida de Egipto hace 3323 años, pero más personalmente, Pésaj es el tiempo oportuno para salir del “Egipto” personal, el “Egipto” interno que cada uno de nosotros tenemos. EL Egipto personal, la esclavitud personal, es todo aquello que no nos deja crecer y expresarnos de la manera que podemos y debemos, tanto en nuestra relación para con los demás como en nuestra relación para con D-os.

El primer paso hacia la liberación personal es reconocer la ubicación de uno. Antes de determinar hacia dónde uno quiere ir debe saber dónde está. Recién después de que uno esté consciente de sus cualidades y de sus limitaciones puede saber hacia dónde tiene que llegar y pensar cómo lo va a lograr.

Es ahí donde entra a jugar la honestidad. Uno que no es completamente honesto consigo mismo nunca avanzará por el simple hecho que no sabe o no quiere saber que “está atrás”.

Graciás, Aron, por enseñarme sobre esta virtud humana tan elemental.

10 comentarios:

  1. Bentzy, me emocionaste!!! Hermosas tus palabras para Aron, y trata de explicar una vez más lo inexplicable: la muerte, cuando le ocurre a alguien de la edad de Aron que tenía toda una vida por delante.....

    Tal vez la respuesta sea pensar que D-os tiene caminos que nos sorprenden y nos entristecen, pero no podemos hacer nada para cambiar situaciones como esta.

    ResponderEliminar
  2. Realmente me emociono mucho tus palabras sobre Aron,aquien conoci tan profundamente pero si tuve varias conversaciones con el las cuales demostraron su frescura, humildad y gran corazon sobre todo me emocionoba mucho de el elKavod y dedicacion a sus papas.Creo que la honestidad asi definida cmo vos lo hiciste es una gran virtud y destacar tambien tu humildad tambien para aprender del otro en este caso de Aron.

    ResponderEliminar
  3. איש צעיר וטוב לב... כמה עצוב

    ResponderEliminar
  4. Aaron el Cohen, el sacerdote, el hermano de Moshé, se paseaba entre la gente, y era sociable y querido por todos, haciendo paz entre la gente. Como dijo el rab Tzvi, se nos fue nuestro Aarón el Cohen. Y como lo demostró el velorio y entierro, muchísima gente vino y otro tanto más que no pudo venir del exterior. Todos lo querían, porque él quería a todos. No hacía diferencias. Un amigo de verdad. Compañero hasta último momento. Ayudando siempre, y con una oreja dispuesta a escuchar. Y siempre con mucha energía, una impresionante voluntad y buena cara. Hay mucho para aprender de él, y eso es lo que tenemos que hacer ahora.

    ResponderEliminar
  5. Se fue un grande Arón Z''L.... Salú Macaco nunca se te va olvidar!!!
    Baruj Daian HaEmet!!

    ResponderEliminar
  6. Gente como Aron HaCohen no se olvidara jamas.

    ResponderEliminar
  7. arele estara siempre con nosotros!

    ResponderEliminar
  8. ברוך דיין האמת

    ResponderEliminar
  9. Las almas grandes son a veces como grandes fuegos que arden con una luz conmovedora, que ilumina mucho más allá de donde todos pueden ver, y luego se apagan con la misma fuerza que iluminaron. A pesar de la distancia y del tiempo, Aron sigue estando en mi corazón como una persona iluminada. Así lo recordaré, así caminará en lo memoria de todos los que lo conocieron.

    ResponderEliminar
  10. A Aron realmente se lo va a extrañar. Deseo de todo corazón que su familia pueda sobreponerse de tan irreparable pérdida.

    ResponderEliminar